7 de mar. de 2013

El que Espera... Desespera


¿El que espera se desespera? o ¿desespera a los demás?
Si yo espero y esperando me desespero, lo más probable será que en conversaciones con mis amigas intimas les comunique o bien puedan notarme mi inquietud.
Un día tras otro, después de innumerables preguntas tipo ¿que te ocurre?, ¿porqué estas nerviosa?.. oye, ¿me lo vas a contar o te vas a seguir haciendo rogar…? y tras muchas preguntas y negaciones la que espera se dará un banquete con las cutículas, uñas y todo lo que esté en sus manos, quedando tras la llegada de lo que esperaba unos dedos horrendos en lo que un día fueron unas manos preciosas.

Cuando llega lo que esperabas y estás en el culmen de tu felicidad te encuentras a tus amigas con caras de póker, atreviéndose a decir solamente: ¿Y tanto nervio solo por esto?……
Las prioridades nos las marcamos nosotros, al igual que nuestros sueños, metas y aspiraciones en la vida. Pero debemos tener claros nuestros objetivos y como conseguirlos, al igual que evaluar si merecen o no la pena. 

Pongamos algunos ejemplos de lo que puede parecer para unos algo maravilloso y para los amigo/as poca cosa:
Un Trabajo: 
Encontrar el puesto de trabajo que tanto deseabas, sin importarte cobrar solamente 500 euros al mes. 
La amiga opinará que no merece la pena… pero, si es tu sueño y no te haga daño, pues perfecto.

Un Videojuego: 
Llevas esperando meses al lanzamiento de la 4º entrega de tu videojuego favorito, y al fin lo tienes. 
La amiga no es freakey, por tanto se quedará a cuadros al saber de tu emoción. Pero tú diviértete y disfruta como una enana lo antes posible en la consola.

Un Amor: 
Por fin quiere pasar el resto de sus días la persona que amas contigo, y tu sin dudarlo y después de años de amarlo en silencio le estampas el sí sin dudarlo. 
La amiga, estallará de ira por no haberle contado de este sentimiento y te dirá con razón que si hace tantos años que te ama como es que no estaba contigo antes. Ojo, la palabra por miedo al compromiso no vale, que ya los conocemos ;). 

Las respuestas a nuestras reacciones no puede saberlas nadie, está en nosotros mismos, tan profundas que habrá veces nos asombraremos de ellas. 
Conócete a ti misma, escucha tu corazón y lo que tu mente desea, sueña, lucha, ilusiónate y ama sin miedo por ellas. Sin Limitaciones.
Recuerda, Somos nosotros mismos quien nos ponemos las barreras en los sueños.